INTRODUCCIÓN

En la constitución del saber teológico pueden indicarse su objeto, sus fuentes y su lugar. El “objeto” de la teología es Dios —de manera directa—, y el mundo y el hombre a la luz de Dios. Las “fuentes del conocimiento teológico” y sus criterios de verdad son la razón humana y la revelación divina, de manera privilegiada. El “lugar” de la teología es la Iglesia como comunidad de fe y de cristianismo.
La Teología se pregunta acerca de la naturaleza, las propiedades y la esencia de Dios usando como fuente la Revelación y como método la lógica trinitaria. En este sentido la Teología es en su mayor parte cristiana, aunque también las religiones no cristianas tienen una respetable tradición teológica, pero basada en otros principios.
Las Iglesias cristianas y su Teología se fundan sobre dos misterios aceptados por todas: El Misterio Trinitario y el Misterio Cristológico.
El misterio Trinitario es la doctrina que explica la existencia de un solo Dios en tres personas diferentes e identificables: Padre, Hijo y Espíritu Santo; La teoría del tres en uno. “La pluralidad en una unidad”.
El misterio Cristológico es la entera vida de Jesucristo, -la segunda Persona o el Hijo-: Su nacimiento, pasión, muerte y resurrección, por la que reconcilia a los hombres con Dios Padre. El misterio radica en la imposibilidad de entender cómo coinciden en la misma Persona dos naturalezas, la Divina, infinita y eterna, con la humana, finita y mortal, de manera que se dé por ejemplo la paradoja de que la misma Persona de Jesús, del viernes de crucifixión al domingo de resurrección, haya estado muerta como hombre y al mismo tiempo viva como Dios junto al Padre y al Espíritu Santo. Es el misterio de que sea, a partir de su nacimiento histórico, verdadero Dios y verdadero hombre.

OBJETIVO GENERAL

El objetivo general es elevar el nivel académico, intelectual y pastoral de los estudiantes, tanto individual como en colectividad, de forma que hagan sentir su pensamiento y su liderazgo en las iglesias, en el país, en el área latinoamericana e internacional. Esto se desdobla en las siguientes funciones:

  • • conocimiento, reflexión y producción teológica, que deberá encontrar cauces de difusión en diversas publicaciones (revistas y libros) y foros nacionales e internacionales.
  • • docencia teológica en universidades, colegios, comunidades


OBJETIVOS ESPECÍFICOS

  • • Proporcionar una educación rigurosa y la capacidad de analizar teológicamente la realidad eclesial y social.
  • • Hacer posible la adquisición y desarrollo de las habilidades analíticas (exégesis de textos de la Escritura, de la tradición, del magisterio de la Iglesia) y sintéticas (visión de la realidad social y reacción hacia ella desde la fe cristiana).
  • • El objetivo último es ayudar, juntamente con otros, a crear una sociedad más justa y fraterna, más pacificada, más democrática, y promover los valores religiosos y morales y el tipo de fe cristiana que conducen a lo anterior.


COMPETENCIAS:

  • 1. Especificación de objetivos claros en el manejo y abordaje del proceso educativo
  • 2. Evaluación de las diferentes condiciones de la vida diaria y su impacto en la educación y pensamiento de las personas.
  • 3. Desarrollo de programas en las diferentes áreas con el fin de mejorar la calidad de vida de las personas
  • 4. Intervención con un criterio cristiano de las diferentes situaciones generadoras de conflicto escolar
  • 5. Valoración de las pautas que pueden desencadenar alteración de la calidad de vida de las personas en su entorno individual, familiar y social
  • 6. Comunicación eficaz y eficiente dentro del ejercicio profesional

PERFIL

Por la naturaleza de los estudios, los graduados pueden desempeñar tareas profesionales diferenciadas, como las que se mencionan a continuación:
• Futuros profesores de religión y de teología;
• Sacerdotes, pastores, líderes religiosos en comunidades.
Dentro de las variadas posibilidades profesionales, estás son las habilidades comunes a todas ellas:
• Tener conocimientos teológicos que hagan crecer a las comunidades, a las iglesias y al país en los valores fundamentales de la fe cristiana: dimensión comunitaria de la vida, paz, compasión, verdad, justicia, democracia, ética…;
• Tener capacidad para relacionar conocimientos de tipo histórico que provienen de la tradición cristiana (Antiguo y Nuevo Testamento, Padres de la Iglesia, enseñanzas conciliares) con la realidades personales y sociales en el presente (situación de pobreza, necesidad de desarrollo…);
• Tener capacidad para relacionarse con diversidad de iglesias, credos, personas, grupos de ideologías diversas;
• Tener capacidad para orientar en problemas estrictamente personales (comportamiento, mística, religión…).
Algunas de las actitudes requeridas coinciden con las que debiera poseer cualquier profesional, entre ellas ética profesional y capacidad psicológico-pedagógica para comunicar y compartir los conocimientos mencionados.

DURACIÓN:

Cinco años 48 asignaturas, con 160 horas crédito

METODOLOGÍA:

Cada asignatura contará con un Software que contiene Material del curso, bibliografía, power points, videos, archivos en PDF y evaluaciones.